El mijo sirve parar todo

El mijo sirve parar todo

La popularidad del mijo sigue creciendo. Mientras que hace unos años era bastante olvidado este regalo de la naturalez, hoy es la parte indispensable de una dieta saludable, por ejemplo de la limpieza,de la alcalina, para los atletas, así como para los niños.

El rey de los grañones

El mijo es rico en vitaminas del grupo B, cobre, silicio y hierro, potasio, fósforo y calcio. La sílice mejora las articulaciones, así como el pelo, la piel y las uñas. Debido a que también contiene la vitamina E, vale la pena incorporarlo en su dieta, si tenemos un problema con el cabello debil y condición de la piel mala. Tiene actividad antiviral porque elimina el exceso de humedad del cuerpo y por lo tanto reduce la secreción de moco en la inflamación (por ejemplo, de las vías respiratorias superiores). Soporta la acción del tracto digestivo, los riñones y el hígado. Es muy fácil de digerir, y al mismo tiempo es una buena fuente de energía, lo que se recomienda a los atletas. Las personas áctivas comen el mijo también debido a la gran cantidad de silicio mencionado anteriormente que tiene un efecto positivo sobre el metabolismo. Por esta razón, no lo deben rechazar las personas que están haciendo una dieta, aunque el mijo tiene muchas calorías y el índice glucémico promedio.

Lo que es importante, el mijo es antialcalino, que lo destaca entre otras grañones, menos el trigo sarraceno. Gracias a esto a menudo es la base de las dietas que se hace con el fin de restablecer el equilibrio ácido-base. El cuerpo ácido es la causa de muchos problemas, tales como la debilidad notoria, el deterioro en la apariencia de la piel, nerviosismo, metabolismo lento, dolor muscular y óseo.

La moda para el mijo fortaleció cuando empezamos a examinar el gluten. Como un producto sin gluten el mijo es maravilloso en la dieta de los pacientes con la enfermedad celíaca.

Preparalo como quieras

Una de las mayores ventajas del mijo, mirando desde el lado culinario es su versatilidad. Prácticamente se lo puede comer con todo y en cualquier momento del día. En el desayuno con fruta, muesli, pasas o como un componente de sopa de leche. Para el almuerzo y la cena se puede combinarlo con verduras y carne. Puede ser la base de hamburguesas vegetarianas y sopa de tomate. Con el mijo se puede preparar tortillas saludables, e incluso un rebozado ligero a la carne. Es excelente como relleno de croquetas. A menudo se añade la cúrcuma, curry, cilantro y otras especias. Naturalmente se caracteriza por sabor amargo que se puede eliminar echandolo para 1 minuto al agua hirviendo, antes de cocinarlo.